¿Cual es mi nivel? ¿Qué piezas puedo tocar?


Estas son dos preguntas que saltan con el deseo de querer tocar algo nuevo. Cuando no tenemos a una persona que nos oriente, no siempre es fácil saber qué sigue. A continuación, unos consejos que quizá puedan ayudarte a encontrar las respuestas.

1. Tus capacidades: conócelas, acéptalas, y ¡ve por más!

Tú sabes mejor que nadie cuáles son tus habilidades en la ejecución de tu instrumento.

Cuando miras una partitura o escuchas una obra y sientes deseos de interpretarla, ¿Cubres las técnicas que se requieren?

2. ¿Puedes leer el ritmo?

Toda melodía tiene ritmo. Si puedes leerlo, es más probable que puedas ejecutar la pieza.

3. ¿Puedes leer la altura de las notas?

Ayuda mucho que conozcas el nombre de las notas que vas a tocar. Si puedes leerlas, aumentas la probabilidad de poder tocar lo que lees.

4. Analiza la digitación y los movimientos del arco.

Llamamos “digitación” al orden que elegimos para colocar los dedos sobre las cuerdas. La mayoría de las veces, la digitación y el movimiento del arco deben ser cómodos y fáciles. Si no lo son, es probable que necesites cambiar alguno de los dos. Si puedes hacer esto, esa obra está a tu nivel.

5. Si escuchas: lee; si lees, escucha.

Es probable que te hayas topado con una partitura. Busca audios y/o videos para ayudarte a saber si estás en nivel de ejecutar esa pieza.

Si lo que has encontrado ha sido un audio o un video de una pieza que te suena interesante, busca la partitura y comprueba que sabes hacer las técnicas que la pieza requiera.

6. Frustraciones: ¡NO!… No te quedes con la primer obra que encuentres.

El repertorio para cualquier instrumento es MUY amplio. No te decepciones si encontraste una obra que aún no puedes interpretar (debido a que usa notas que no conoces, ritmos con dificultad, movimientos de arco avanzados, etc.). Hay muchas, muchísimas piezas que, te gusten o no, te ayudarán a alcanzar el nivel para lograr tu objetivo.

7. Se una persona libre y creativa.

Si, por ejemplo, descubres que la pieza que quieres tocar utiliza dobles cuerdas y tú aún no ejecutas esa técnica, elimínala y toca únicamente la nota superior. Puedes también modificar el ritmo, los ornamentos, etc.

No pasa nada si modificas un poco la pieza que vas a interpretar con tal de ponerla a tu nivel. Puede que ya existan muchas versiones diferentes de esa composición, y la tuya podría ser un aporte nuevo (¿Cuántas versiones existen hasta ahora de Greensleaves, o de Cielito Lindo?). PERO recuerda: que modifiques una obra no debe ser la excusa para no estudiar y poder llegar a tocarla tal y como está escrita.

8. Utiliza los métodos para conocer tu nivel.

Hay muchos métodos para tu instrumento. Conócelos y úsalos como un mapa: ubica cuales piezas puedes tocar sin dificultad y cuales piezas representan un reto o una dificultad considerable. Encontrarás tu nivel con respecto al método que estés usando.

 

¿Que otro consejo darías para que alguien encuentre su nivel o las piezas que puede tocar?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *